domingo, 28 de junio de 2009

28 + 3

Pues sí, 28 + 3 este es el título de mi entrada de hoy; un título con doble sentido, puesto que por un lado puede tratarse de los 31 años que haré el próximo 17 de Julio, pero por otro lado también puede tratarse de que hoy es Domingo 28 y justamente hoy hace 3 meses desde aquel 28 de Marzo en el que le conocí.


Ahora está de viaje 12 días y yo estoy aquí en mi casa acordándome (en el buen sentido de la palabra) sin poder evitarlo de él, intentando reflexionar sobre muchas cosas que en su momento fui incapaz de ver, también estoy deseando que vuelva para ver si nos seguiremos hablando como lo hemos venido haciendo hasta ahora, pese a todas las críticas y broncas que he recibido por parte de todas aquellas personas que por un lado no paraban de decirme que directamente le mandase a la mierda y que me acusaban de decir que realmente le iba a dejar cuando a día de hoy se ve de sobra que no he sido capaz de hacerlo.


Siempre me he preguntado por que narices me tiembla tanto el pulso cuando menos me debería de temblar, cuando debería de imponer mi personalidad plantándole cara a propios y extraños, cuando nunca me ha importado el famoso que dirán y cuando en realidad nunca he estado al lado de alguien tan especial (para bien o para mal) como él.


Pero él es así, es una de esas personas que sin apenas conocerme de nada a veces me lo da todo y otras tantas veces me lo quita todo a la vez (o al menos me quita una parte); él es alguien capaz de ser tan diferente a lo que estoy acostumbrada a tratar (o a lo que estaba hasta que apareció él) que en los momentos claves logra descolocarme por completo como nadie antes lo había hecho y alguien que cada vez que se conectaba me hacía olvidarme de todo lo malo que me pasaba hasta ese momento.


El 28 fue un gran día para mí, no solo porque le conocí, sino porque ese día me sentí más extraña que nunca, casi no pude dormir al no parar de pensar en él, en como sería ese ser tan extraño para mí, en lo malo y en lo bueno que me podría llegar a dar.


No quería volver a enamorarme como una imbécil o como una quinceañera, pero esa noche acabe reconociéndome a mí misma que hacía mucho tiempo (años) que no me sentía así de extraña la 1ª vez y ni tan siquiera tenía esa ilusión por alguien que estaba muy lejos de mí; por alguien que desde el primer día fue como un sueño hecho realidad y por alguien que sería capaz de recordarme que no hay distancia que el amor no una.


Pero en el fondo tenía miedo, sí, en el fondo estaba muerta de miedo por si nos hacíamos daño, por si todo se iba quedar en un sueño, miedo a que me eliminase del Messenger y no volverle a ver nunca más, miedo a todo, pero esa noche a las 4 de la madrugada me dormí con la esperanza de volverle a ver y con esas patadas en el estómago que dentro de nada iban a adueñarse de mí.

3 días tardamos en decirnos nuestro primer ciber te quiero, 3 días tardo en ponerme su primer mensaje en el móvil en el que me dejaba muy claro que su corazón era mío, aunque yo me hacía la fuerte por miedo a sufrir otro desamor caí como una tonta y me lo creí hasta llegar al punto de ponerme de los nervios cada vez que se conectaba, hasta llegar al punto de pasar de ser una impulsiva total a tener miedo a besarle por miedo a su reacción, pero sabía que en el fondo tarde o temprano iba a acabar loquita por él y que no iba a poder frenarme por mucho tiempo.

Puede que esta entrada de hoy sea de estar como una puta cabra, puede que sea de estar paranoica, pero la verdad es que hoy ni estoy como una puta cabra y ni mucho menos estoy paranoica; sino que lo que más bien me pasa es que precisamente hoy estoy melancólica pérdida y me siento más sentimental que nunca, porque precisamente esta mañana al despertarme abrí ese baúl de recuerdos que todo el mundo guardamos y me he acordado de todo lo bueno y lo malo que hemos vivido los 2 hasta el día de hoy, porque a día de hoy es 28 y me hubiese encantado tenerle entre mis brazos, porque a veces me derrumbo cuando me da por pensar que hay errores que se pagan muy caros y que mi imperfección ha estado a punto de llevarme a perderle definitivamente para siempre.

Quizás he demostrado (o al menos lo he intentado) que nadie puede conmigo que pesé a que para mi amigo drenas soy una tía invulnerable, realmente no lo soy y quien diga lo contrario es porque no me conoce al 100%.

Pero quizá una vez más mi corazón ha vuelto a traicionar a mi mente y me ha llevado a dar una imagen de amiga desobediente que no hace ni puto caso a los consejos de algunos de sus amigos, sobretodo por ser tan cabezota cuando quizás no debería serlo.

Inevitablemente le sigo queriendo, como amigo o como algo más, pero aún le quiero y sueño con que algún día pueda demostrárselo con hechos y no con palabras para que se las lleve el viento.

Cuando vuelva de su viaje espero que ya venga recuperado del todo de los malos rollos que hemos tenido por culpa mía, por mi abrir la boca de malas formas y en el peor momento, por mis celos, porque nunca me ha gustado empezar a sentir algo por alguien y que no parase de hablarme de una amiga en común para bien o para mal, porque aún me sale esa sonrisa cada vez que me acuerdo de él y porque recuerdo con mucha nostalgia el último mensaje que le envié antes de que cojierá en avión y en el que le dije que le estaría esperando como amigo o como algo más, que pasará lo que pasará en ese viaje que nunca se olvide de que le quiero de verdad y que por amor soy capaz de cambiar lo que haga falta.

Se dice que el tiempo lo cura todo, y es por esto que pienso que estos 12 días que estaremos separados nos va a venir muy bien a los 2 para terminar de olvidarnos de todo lo malo, pero a veces es tan difícil olvidar y no tener miedo a volver a caer en la misma piedra, que a día de hoy me pregunto si algún día lograremos ser felices juntos.

Precisamente ahora y precisamente hoy creo que yo ya lo he superado y por eso de esta entrada llena de esos sentimientos ocultos hacía él y esas ganas de cerrar el baúl de los malos rollos para abrir el de los buenos momentos tan escasos que viví junto a él.



TE SIGO QUERIENDO MI VIDA.

6 comentarios:

Edu dijo...

Felicidades por adelantado por ese 17 de Julio que sumas. Y no es el tiempo el que cura, es la reflexcion del alma.
Un Abrazo.

La chica de cristal dijo...

Muchas gracias por tu felicitación preciosidad, pero una pregunta ¿la reflexión del alma cura del todo o no?

Besotes y te me cuidas mazo.

Juan Carlos dijo...

NO fui el primero que se me adelantó Edu pero MUCHAS FELICIDADES por tu trigésimo primer cumpleaños (cómo queda en ordinales ¿eh?) Disfruta mucho y filosofa menos. Haz lo que quieras y no dejes que te hagan daño.
Besos

La chica de cristal dijo...

Eso es lo que siempre intento hacer y por eso tengo tanto carácter.


Miles de besitos y muchas gracias por tu felicitación.

-=CID=- dijo...

Es un post muy intenso y emotivo. Espero que vaya todo bien. ¿ha vuelto del viaje?

La chica de cristal dijo...

Sí ha vuelto, pero como si nada, porque la cosa sigue estando igual o peor que antes de irse y he decidido romper.

Besitos y cuídate mucho.