viernes, 26 de septiembre de 2008

Dedicado a los/as más pequeños/as

Hoy voy a dedicarle mi entrada a los niños y niñas en general, porque creo que se lo merecen y porque como decía cariñosamente Sergio "son lo más bonito que hay".

Cuando veo a un niño o una niña por la calle independientemente de cual sea su edad pienso en tantas cosas, que desgraciadamente no sé con cual quedarme de ellas y reconozco que lo que más me gusta de todo lo que les rodea es esa alegría tan inmensa que demuestran tener cuando nos sonríen y lo inconsciente que son de lo cruda que es la vida consigo misma.

La gente que me conoce de verdad sabe de sobra que puede que tenga mucho instinto maternal y que no estoy nada de acuerdo con los abortos, ya que si nos podemos a pensar bien las cosas nos damos cuenta de que abortar supone en parte matar a un ser inocente que no tiene culpa de nada, por lo que pienso que si una mujer no puede tener con ella a su bebe lo mejor es darlo en adopción para que las familias que no puedan tener hijos le adopten y le den un hogar y una educación que la madre biológica no pueda darle.

También soy consciente de que tener un/a crío/a fruto de una violación es realmente crudo para una mujer y lo que muchas veces es la principal clave que lleva a una mujer al aborto, en parte porque esa criatura es el vivo recuerdo de algo que desea olvidar, en parte porque tener un/a crío/a sola a veces (por no decir siempre) supone tener que renunciar a muchas cosas y hacer miles de esfuerzos físicos, económicos y psicológicos.

Nunca podremos ocultar que los/as hijas/os son víctimas de los interés familiares, pero también son capaces de crear conflictos entre los miembros de una familia, ya que por desgracia muchos padres utilizan a sus hijos como moneda de cambio para conseguir algo (dinero, fama, sexo, etc) o para seguir manteniendo una relación tanto a nivel amistoso como a nivel amoroso con alguien del entorno familiar o fuera del entorno familiar y no cabe la menor duda de que por culpa de los padres los hijos siempre acaban pagando el precio de una vajilla que ni siquiera han comprado.
Pero no todo son cosas malas, debido a que también hay miles de cosas buenas y entre ellas destaco 3:

1ª. Son el vivo recuerdo de cuando nosotros eramos como ellos/as.


2ª. Siempre hacen que sus padres intenten darles todo aquello que ellos nunca tuvieron a su edad.

3ª. Son la alegría de la huerta y siempre son capaces de sacarnos una sonrisa en el peor momento de nuestra vida.

Yo no puedo tener hijos por mi minusvalía, ya que según los médicos tengo un 50% de posibilidades de que salga con los huesos de cristal; esto me hace pensar que esto puede ser el motivo principal por el cual me encantan los pequeños y las pequeñas; aunque a veces también he llegado a pensar que la idea de sacarle 8 años a mi hermano ha influido mucho en mí, pues recuerdo como cuando apenas era un recién nacido que solo comía y dormía, yo vigilaba la cuna en la que él dormía para que cuando se despertará a la hora de comer no llorase o por si le daba por ponerse de pie y caerse.

No cabe la menor duda de que si algún día me quedase embarazada o adoptarse, daría lo que fuera porque esa criatura viniera al mundo con vida, que tuviera lo que su madre nunca ha llegado a tener que no es otra cosa que es el cariño de toda su familia y nunca en la vida se viera sola/o ante posibles discriminaciones tanto por parte de la sociedad como por parte de los miembros de su propia familia.


Cuando veo al niño de mi prima, a la hermana de mi cuñada o al hermano de una amiga (que siempre que me ve por la calle va corriendo hacía mí para que le llene de mimos) reconozco que se me cae la baba con ellos a pensar de la diferencia de edad existente entre ambos, pues me encantan verles sonreír, hablar y jugar.

La verdad es que ante esta situación me entran esas ganas de abrazarles, de darles mucho amor, de enseñarles a leer, a hablar, de cuidarles para que nadie les haga daño, de no dejarles llorar nunca, de hacerles ser fuertes y de hacerles sentirse queridos por alguien que no sean sus padres o sus hermanos.

Los malos tratos o abusos sexuales (denominado pornografía infantil) es algo que por dentro me mata de dolor y me llena de tristeza, aunque se trate de alguien con quien no tenga ningún vinculo familiar, puesto que no entiendo y ni nunca jamás entenderé como es posible que pueda existir semejante gentuza capaz de carga toda su irá, su rabia, su mala situación económica y sus ganas por tener ciertos placeres (que puede ser que lo hagan por eso) contra los más pequeños, que deberían de ser el orgullo de sus padres y de toda la humanidad.

Un fin de semana fui con mis padres y unos amigos de mi asociación a un pub a ver el partido entre el Real Madrid y el Deportivo de la Coruña, cual fue mi sorpresa al ver llegar a una madre con 2 niños y la abuela (o eso parecían ser) a tomar algo y ver como el niño pequeño de unos 6 años no paraba de bailar al ritmo de la música pachanga que tenían (Bisbal y compañía), que por si fuera poco se lo tuvo que pasar en grande el pequeño y no sé yo si caería rendido en la cama de la paliza que se pego bailando al ritmo que bailaba.

Para todas las parejas tener un niño o una niña con amor es algo muy bonito, pero para otras no lo es, ya que se les plantea el problema de como educarles y demás cosas.

No obstante estoy completamente segura de que tanto Sergio como otros amigos que tengo sabrán apreciar en su día el tesoro tan grande que supone tener un hijo y más cuando viene de alguien que realmente amas y que esta dispuesta a dártelo por muchos problemas que se puedan llegar a tener en la familia.

Lo cierto, es que no podemos olvidar que a la hora de separarse una pareja suelen ser los hijos quienes lo pasan peor, pero también esta la idea de que un hijo a veces une a la familia y que en mi opinión son la alegría de la huerta a los que debemos de cuidar más y de darles todo lo bueno que podamos darles.

7 comentarios:

Rebeca dijo...

Cualquier maltrato a un niño es intolerable. Acabar con la inocencia, con una etapa que a mis ojos es la más bonita de la vida es lo peor.

Los niños nos enseñan cosas a los adultos, nos hacen tener esperanza, nos llenan de alegría.

Sobre el aborto supongo que habría que hacer ciertos incisos. Estoy de acuerdo es que si existe un riesgo para la madre o el bebe, si ha sido fruto de una violación, si existen problemas psicológicos, etc se lleve a cabo. Aunque como siempre desde la distáncia es fácil decir las cosas, si yo estuviera en el supuesto no sé lo que haría, ni cual sería mi decisión.

Estoy contigo, en que ser madre tiene que ser muy bonito. Yo también me llevo 8 años con mi hermano, pero somos muy amigos, siempre hemos sido compinches a pesar de la diferencia de edad y nunca lo he visto como mi bebé. Al revés, midiendo casi metro 80 y pesando 90 Kg, cuanquiera lo mira como si fuera un indefenso niño, je, je!!

Bueno guapa, muy bonito tu post de hoy y con muchos temas sobre los que opinar.

La chica de cristal dijo...

La verdad es que cuando escribí esta entrada era consciente de que este tema va a dar mucho de que hablar para bien o para mal y estoy muy de acuerdo contigo en eso que me dices del maltrato a un niño.

Por supuesto que los niños nos enseñan cosas a los adultos, yo siempre he reconocido que son una verdadera caja de sorpresas por lo rápido que aprender y la capacidad que tienen para demostrarnos a los mayores que quizás deberiamos de plantearnos el aprender de ellos y dejar de pensar que son ellos los que realmente tienen que aprender de nosotros.

"Los niños nos enseñan cosas a los adultos, nos hacen tener esperanza, nos llenan de alegría", Esta frase también me la decía miles de veces Sergio (mi ex), ya que él debido a su carrera de profesor de Educación Física se pasa la mayor parte de su vida rodeado de niños pequeños y casi siempre que hablábamos sacaba el tema de los niños y me decía que eran la alegría de la huerta.

Miles de besitos y cuídate mucho.

RAMPY dijo...

Hola, Vanesa, es la primera vez que entro a tu blog y la verdad es que me ha encantado, así que me vas a ver más a menudo por aquí.
Un besote enorme y que pases un lindo día
Saludos
Rampy.

Mr Blogger dijo...

Hola, vengo a devolverte la visita :D, y a algo más, que no todo va a ser saludar y marcharme. Por una parte, tener un niño es toda una responsabilidad, cuando vas a tenerlo tienes que tener muy claro todas las etapas por las que vas a pasar, que va a ser muy duro, que va a exigir sacrificios, que los niños de los demás siempre son más monos, simpáticos, buenesísimos, calladitos, educados, tranquilitos, etc. Tu propio hijo no es solo un paso muy importante en tu vida, es un punto y aparte, a partir de entonces nada será igual. No se puede tener un niño a la ligera.

Enlazando con todo esto, el aborto es un tema muy delicado. Yo si estoy a favor del aborto. Entendiendo el aborto como lo que es: impedir que un feto se desarrolle para evitar daños a la madre. Igual que la decisión de tener un hijo, la decisión de abortar no se puede tomar a la ligera ni por capricho.

Un feto. Es muy difícil trazar la línea que separa un feto de un bebé, fríamente es la diferencia entre "algo" y un ser humano. Quizá es una visión demasiado "simplista", y en tu situación seguramente esté tocando algo con demasiada poca delicadeza, pero aún así, un feto aún no es un ser vivo; es materia viva porque es carne, es carne de la mujer que lo mantiene, pero solo eso. Espero no hacerte daño siendo tan sincero con mi respuesta. Tengo un punto de vista demasiado científico, si quieres verlo así.

La chica de cristal dijo...

RAMPY: Bienvenido a mi blog, pásate por mi blog las veces que quieras, es más, te doy permiso adelantado para que me agregues a tu lista de blog amigos si tú lo deseas y nada que muchas gracias por tu comentario.

Yo también te deseo que pases un lindo día, ya te escribiré algo un día de estos, venga un besito muy grande y cuídate mucho.

MR BLOGGER: Estoy de acuerdo contigo en eso de que un niño es algo que no se puede tener por capricho y que el aborto no es una decisión que se puede tomar a la ligera.

Para nada me has hecho daño con tu sinceridad, yo ante todo sé respetar la opinión de las personas, es más, fijate que tu opinión te la agradezco muchísimo, ya que mucha gente no se atreve a decir las cosas tal y como las piensa para evitar herir a los demás.

La gente siempre me suele decir que soy demasiado transparente hablando, pero con tu comentario está muy claro que no soy la única persona transparente que existe en el mundo, por lo que ver tu comentario me ha encantado, porque has explicado a la perfección lo que piensas del tema y tú haciendo esto se nota que le has echado un valor al asunnto increible.

Un besazo enorme y cuídate mucho.

Mr Blogger dijo...

A veces la gente confunde la transparencia con una cierta forma de agresión, prefieren que no les digas las cosas tal y como las piensas a saber exáctamente qué piensas en cada momento. Pero para alguien como yo, que a veces hace daño sin pretender diciendo las cosas como las veo, siempre hay unos momentos de incertidumbre ante alguien a quien no conoce.

La chica de cristal dijo...

La gente no solamente confunde la transparencia con una cierta forma de agresión, puesto que yo he vivido un caso en el que gracias a mi intuición y a mis premoniciones pude salvar al chico que nombró en el blog de Rebeca y la gente en común confundió el querer ayudarle y defenderle, con el meterme en camisas de 11 varas y el estar enamorada de él.

Yo prefiero que me digan las cosas tal y como las piensas, ya que para mí es como haber encontrado a alguien igual a mí.

Sigue asi que por lo menos conmigo ganarás a pulso miles de puntos y de los buenos.

Miles de besitos y cuídate mucho.