lunes, 2 de mayo de 2011

Mi última poesía


Que tristeza tengo desde que amanece el día,
cuando tengo a todo el mundo entre mis brazos,
y cuando sueño que nunca volverás.


A veces me siento tan llena por fuera
y tan vacía por dentro,
que me pregunto si le olvidaré,
pero sé que mi alma llora,
y mi espíritu le busca en sueños.


La Luna me guía a buscar la verdad,
las estrellas iluminan mis ojos
en este gran camino sin final,
pero sé que caeré al vacio,
y las lagrimas invanden todo mi ser.


Seré otro angel sin alas,
sin vida,
sin voz,
porque esta ausencia me mata en vida,
y mi pluma de escribir ya está completamente seca.



Hoy mi casa se adorno de rosas negras,
de luto se pinto mi corazón,
se fue la fuente de mi inspiración,
y mi blog redacto mi última poesía.

4 comentarios:

teologiadeS dijo...

Hermosa poesía aunque es una pena que sea la última. Me gusta la rosa negra y lo bueno de ser negra es que no mantiene sus flores, por eso no muere del todo, digamos que es una flor atrapada en un mundo de perpetúa vida.

Un saludo y continua escribiendo.

La chica de cristal dijo...

Está atrapada en esa perpetúa vida, porque es el vivo retrato de una amistad que se mantiene viva dentro de mi alma y aunque yo me muera, esa amistad seguirá viva porque el alma nunca muere.

Un besito y muchas gracias por los ánimos que me das.

Karonte dijo...

Hermosa, hermosa y triste tu última poesía... pero, por favor, ¡no dejes de escribir! Por que... si dejas de hacerlo, ¿dónde se alimentará mi alma si no es de la poesía que destila la tuya?

La chica de cristal dijo...

Nunca he dejado de escribir y tampoco he pensado hacerlo.

Necesitaba tomarme un tiempo y creo que en ese tiempo me dí cuenta de que lo mío es escribir.

Mil besazos y a ver si te gusta la poesía que escribiré en breve.