martes, 8 de marzo de 2011

Te olvide...




Mi mente ya te olvido,
pero mi corazón aún te extraña,
y mis ojos siguen mirando la vida através de los tuyos.


Olvide lo que era un corazón latiendo de nuevo,
las charlas del 10 de Julio en aquella terraza italiana,
y las sonrisas del 27 de Mayo primaveral en aquel recital.


Mis oídos ya no escuchaban al Serrat telefónico,
cuya poesía cantada nos hacía soñar dormidos,
dándonos sueños poético bajo la luz de la Luna,
y el brillo de las estrellas.


Perdí la esperanza de amar,
de encontrar el verdadero amor,
y en mi ventana ya no está escrito su nombre.

Metí nuestra foto en mi maleta de reciclaje,
los besos dados en cada atardecer que pasamos juntos,
y guarde el abrelatas que abre la puerta de mi corazón,

En aquella playa desierta perdí mi corona de princesa,
ya no camino por la vida cojida de su mano,
y es que ahora aprendí a caminar sin él.



Deje de ver aquel azul cielo que desprendían sus ojos,
ese pelo revuelto recojido en esa hermosa coleta negra,
y cambie sus risas por la tristeza de mi rostro por su ausencía.

Mi amanecer ya no ve el sol,
pues ahora mis días amanecen grises,
y en mis sueños ya no está él.


Perdí los buenos recuerdos que guardaba de él,
quedándome ese retrato borroso de su figura,
y es que el dolor de olvidarle es más fuerte cuando es por dentro.

2 comentarios:

Joee dijo...

precioso escrito. ¿como olvidar esos momentos? me ha gustado, tu manera de escribir dice mucho, se parece a mi nostalgia al escribir.
solo quedaran esos recuerdos...

La chica de cristal dijo...

Esos momentos nunca se olvidan y en mi caso sé que me moriré sin saber porque se ha ido.

Yo no puedo entrar a leer algo tuyo y no te niego que no sea algo que esté deseando hacer.