miércoles, 28 de julio de 2010

El sueño del que no quiero despertar.

Simplemente eras tú el único que me besaba,
aquel chiquillo tímido,
a quien aún recuerdo con ternura,
y al que puede que todavía amé.

Simplemente fue a tí a quien me entregué,
quien callaba mis llantos,
y rompio mi corazón.

Simplemente te deseaba a ti,
rechaze tu amistad,
te llegué a odiar,
y aún así te seguía amando.

Simplemente lance mis cristales,
quise mostrarme dura contigo,
y sin buscarlo, te di mi corazón.

Simplemente intentaba soñarte,
pero apenás pude imaginarte,
dibujarte con mi pincel,
y susurrarte al oido algo tierno.

Simplemente eres de Tenerife,
un gran ingeniero,
y el friki de mi corazón.

Simplemente eres y serás tú,
el chico de mi vida,
y aunque solo seas un sueño,
al menos es un sueño del que no quiero despertar.

7 comentarios:

julio covarrubias dijo...

es intenso y muy lindo de verdad es presioso

La chica de cristal dijo...

Gracías cielo, me alegro mucho de que te haya gustado y haber si la de mañana te gusta tanto o más que está.

Miles de besitos y cuídate mucho.

julio covarrubias dijo...

claro mi amor lo espero y mañana entro solo para velrlo

Edu dijo...

Hola Vane, veo que el maestro Crespo tiene resultado. Tenerife quizas te de una segunda oportunidad...
Un beso

La chica de cristal dijo...

Julio covarrubias: no me llames mi amor, leñes que me vas a meter en un lío.

Edu: Tenerife está demasiado lejos de darme esa 2ª oportunidad y de hacerlo, quizas llegué demasiado tarde.

Crespo es un gran maestro, pero aún me falta mucho camino por recorrer y espero recorrerlo muy pronto.

Miles de besitos a los 2 y cuídate mucho.

hominicaco dijo...

no se como se va a tomar esto el tenirfeño :P

La chica de cristal dijo...

Yo tampoco sé como se lo va a tomar, pero fijo que no se va a molestar en leerlo y si lo hace espero que se de cuenta de que nunca le olvidaré esté donde y con quen esté, porque él ha sido una persona muy especial en mi vida y esto no se encuentra siempre.

A veces cometemos locuras irreparables, es por ello que a día de hoy reconozco que yo hice muchas, pero le amaba y si pudiera volver hacía atrás cambiaría algunas cosas menos mis sentimientos hacía él.

Soñar a veces es muy bonito, la realidad es muy cruda, pero el amor es algo que no tiene precio y nunca hay que renunciar a ello.